Enchiriadis, puntal de la música de calidad en Aragón

1 enero, 2017 / No hay comentarios

A pesar de las nuevas tendencias en España sobre modelos educativos que no tiene a la música como un referente necesario para la educación de los niños y jóvenes, cada vez más grupos vocales y grupos musicales se crean en nuestro país y cada vez más el español se ve interesado en un arte casi necesario para el desarrollo íntegro del ser humano.

Desde la antigüedad la música ha formado parte intrínseca de la necesidad expresiva de las personas para expeler su sentido como ser vivo y para expresar lo que siente y sus pensamientos, desde los ritos iniciáticos en tribus relacionados con la religión, hasta la ironía de crítica contra precisamente los poderes imperantes y que hoy día parecen intentar ahogar este sentir. Así pues, el hombre de una forma u otra y a pesar del IVA y de las normas que limitan las actuaciones a golpe de talonario, quiere desde la época de los clásicos interpretar y crear para él mismo y los demás y no sólo con la idea de conseguir un beneficio material para lo que parece esta ahora todo abocado con el neoliberalismo, sino para decir, para contar, para comunicar sin más interés que la interrelación, base de su necesidad de existencia.

Enchiriadis viene, por tanto, a ser una expresión, en este caso de mujeres, que necesitan explicar sus motivaciones hacia una sociedad, en este caso y en principio la aragonesa, que cada vez se abre más a este tipo de grupos musicales.

En el caso de Enchiriadis como coral que ya no interpreta obras principalmente clásicas, como en el caso de mayoría de conjuntos similares, sino que crea nuevas expectativas -como en el caso de su obra “Las Edades de la Mujer”- y que llevan estas veinticinco personas a salir de los cánones habituales consiguiendo así mayor reconocimiento y una posición destacada tanto en su comunidad como en el extranjero.

En un momento donde los profesores de música tiene que batallar con un alumno totalmente mediatizado por lo comercial y donde los artistas deben atraer a un público cuyos bolsillos se hacen cada vez y a la fuerza más selectivos, Enchiriadis junto a otros compositores y músicos está abriendo en esta última década una un nuevo horizonte de gustos y calidades muy esperanzador para el buen hacer, el buen gusto y la cultura con mayúsculas.