Sueño de una Noche de Verano

La unión del genio de William Shakesperare con la música de Félix Mendelssohn estaba llamada a crear una de las músicas para el teatro más bellas jamás escritas y así fue. El Sueño de Una Noche de Verano en manos de Mendelssohn nos traslada a la perfección de un mundo mágico, de esa noche donde nada es lo que parece. En base a esta obra se ha juntado un equipo de nivel para recrear junto a la música todo el universo de Shakesperare. La Orquesta Sinfónica Goya, la Compañía de danza la Mov, Enchiriadis GVF, el director de orquesta Juan Luis Martínez, el director y actor Alfonso Pablo, la actriz Gema Cruz y el espacio escénico del gran pintor Jorge Gay. Una gran producción que une la maravillosa música de Mendelssohn a los textos de Shakespeare y el universo tan personal, colorido y lleno de vida de Jorge Gay.

Sueño de una noche de verano. Enchiriadis
Sueño de una noche de verano. Enchiriadis

La producción que se presentó el 13 y el 14 de febrero de 2016 sobre la música incidental de Felix Mendelssohn para El sueño de una noche de verano de Shakespeare surgió de un gran empeño colectivo. En la Orquesta Sinfónica Goya siempre hemos creido que en arte, y en especial en música, la suma multiplica y por eso para poner en pie está maravillosa pieza, y de paso acercarnos a uno de los textos mas bellos del inglés, decidimos rodearnos de mucha gente buena, Alfonso Pablo, Gema Cruz, Jorge Gay, Fernando Medel, la compañía de danza LaMov… pero la obra lleva coro y coro femenino, y allí si que no tuvimos duda ninguna: este proyecto tenía que ser nuestro segundo encuentro en escena con ese lujo nacido en Zaragoza llamado Enchiriadis.

Ya nos habíamos disfrutado mutuamente casi dos años antes haciendo música norteamericana y las ganas de volver a coincidir con Enchiriadis eran muchas. Para nosotros volver a trabajar con ellas era volver a compartir escenario con el proyecto vocal de pequeño formato mas importante nacido en nuestra ciudad en décadas. Y la magia volvió a nacer y la música de Mendelssohn sonó como un sueño hecho realidad, como un precioso sueño de una noche de verano.